Anterior
  • Problemas con el auto Chevrolet.

    PROBLEMAS CON
    LOS VEHÍCULOS

Siguiente
Problemas de mecánica de su auto Chevrolet.

HABLANDO DE MECÁNICA AUTOMOTRIZ

Los problemas en tu auto pueden indicar problemas pequeños o importantes del vehículo. Ponemos a tu disposición un glosario de los diferentes problemas que pueda tener tu vehículo, para luego permitir que un mecánico especializado pueda hacerse cargo de ellos y explicar con todo detalle lo que ha estado sucediendo.

Frenos

Frenos flojos: la distancia de detención parece incrementarse, provocando una distancia de frenado más larga, similar al frenado en alta velocidad.

Pedal de frenos bajos: el pedal de frenos debe apretarse mucho más lejos para que el freno funcione.

Pulsación del pedal de frenos: el pedal de frenos fluctúa a medida que se aplica el freno.

Coleado: el vehículo tiene una tendencia a moverse hacia la derecha o hacia la izquierda cuando se pisa el freno; el freno se acciona repentinamente cuando se aplica al pedal de freno una presión sostenida.


Motor

Parada: pérdida temporal del motor. El motor se apaga a intervalos regulares. Puede suceder repetida o intermitentemente, por lo general bajo gran aceleración.

Detonación: estallidos suaves o fuertes, que por lo general empeoran con la aceleración. El sonido es similar al estallido de palomitas de maíz pero de mucha mayor frecuencia.

Autoencendido: el motor sigue andando luego de haber cortado el encendido. Funciona en forma despareja y puede producir ruidos como de golpes.

Corte: momentánea pérdida de respuesta cuando se presiona el acelerador. Puede suceder a cualquier velocidad. Generalmente es más severo cuando arranca estando parado. Puede hacer que el motor se “ahogue”.

Pérdida: pulsación o tironeo que cambia con la velocidad del motor. El escape hace un sonido de “escupida” cuando el vehículo no está en movimiento o a baja velocidad. Normalmente se siente cuando sobrepasa los 50Km/h.

Vibración: el motor funciona con deficiencia si se va a alta velocidad o con cargas pesadas. No acelera como se debe y pierde velocidad en las subidas.

Esponjoso: poco o nulo incremento de velocidad cuando se aprieta el acelerador. Después de varios intentos, eventualmente puede causar un incremento en la velocidad.

Ahogo: el motor deja de funcionar o se va muriendo. Puede suceder cuando el vehículo no está en movimiento o durante la conducción.

Oleada: el vehículo se acelera y desacelera sin que haya cambios sobre el pedal del acelerador. Puede suceder a cualquier velocidad.

Problemas con el motor de su auto Chevrolet.
Problemas con su vehículo Chevrolet - Conducción y manejo.

Hamacar: movimiento rápido de lado a lado de ambas ruedas delanteras que se siente en el volante.

Cabeceo: al vehículo le toma mucho tiempo recuperarse de las irregularidades de un camino “pastoso” o “esponjoso”.

Vibración: el vehículo “tiembla”.

Serpenteo: el vehículo “zigzaguea”, requiere frecuentes ajustes con el volante para mantener la dirección

Conducción

Martilla: la suspensión se desliza hasta el extremo del recorrido y golpea contra los bujes. Se siente como un ruido sordo.

Juego excesivo: el volante debe girarse mucho más para que el vehículo responda.

Dirección dura: el vehículo es difícil de conducir, especialmente en la maniobra de estacionamiento o cuando recién entra en movimiento. Es difícil de conducir el volante.

Tirón: el vehículo se mueve hacia un lado cuando se suelta el volante.

Olores y manchas en su auto Chevrolet.

Olores y manchas

Pérdida de anticongelante o refrigerante: Generalmente se trata de un olor dulzón acompañado de vapor bajo el capó del motor.

Pérdidas: por ejemplo, manchas negras de consistencia pesada y gruesa.

Aceite quemado: olor grueso y pesado, a veces acompañado de humo debajo del capó del motor o por el escape.

Fugas de refrigerante: manchas amarillas, verdes, rosadas o anaranjadas, más livianas y delgadas que el aceite.

Aceite cigüeñales pérdidas de fluido hidráulico: manchas color marrón.



Cortocircuito eléctrico: olor acre, como el de tostadas quemadas.

Emisiones: olor sulfuroso pesado, como a huevo podrido.

Frenos/Embrague recalentados: olor a caucho quemado.

Recalentamiento: olor caliente y metálico generalmente acompañado de olor a anticongelante/refrigerante.

Pérdida de líquido de transmisión: manchas rojizas.

Para que encuentres tus distribuidores autorizados y talleres de Chevrolet, haz un click aquí.

GUÍA DE SUPERVIVENCIA EN ACCIDENTES

En caso de sufrir un accidente en la carretera, te recomendamos que sigas estas recomendaciones. Cuenta con los servicios mecánicos en cualquier concesionario o taller autorizado de la red Chevrolet.

Inmediatamente después del choque

Respira profundamente. Trata de relajarte (sabemos que es difícil). Luego asegúrate de que estés bien. ¿No estás lastimado? Fantástico. Ahora asegúrate de que nadie más en tu auto, ni en el otro vehículo, esté lastimado.

Si hay lesionados, pide ayuda llamando al teléfono de emergencia. No abandones la escena de un accidente hasta que todos los asuntos hayan sido atendidos. Mueve tu vehículo solamente si su posición lo coloca en peligro o si recibiste instrucciones de un funcionario autorizado para hacerlo.

Dale a la policía, y a otros terceros involucrados en el accidente, sólo la información que te soliciten. No converses espontáneamente sobre tu condición personal, mental, o ninguna otra cosa no relacionada con el accidente. Esto te ayudará a protegerte ante posibles acciones judiciales posteriores al accidente.

Guía de supervivencia en accidentes con su auto Chevrolet.
Sigue atentamente las recomendaciones que Chevrolet te brinda

Si tu vehículo no funciona, averigua adónde se lo lleva el servicio de grúa. Pídele una tarjeta al conductor de la grúa o anota el nombre de su conductor, de la empresa de auxilio y un número de teléfono.

Saca todos los artículos de valor del vehículo antes de que se lo lleve la grúa. Asegúrate de quedarte con la información de tu compañía de seguros y de tu póliza, si llevas estos documentos en el vehículo.

Obtén del otro conductor toda la información que necesites.

Elige un Concesionario Autorizado Chevrolet. Es la mejor manera de asegurarte de que tendrás repuestos originales Chevrolet.

Lee cuidadosamente el presupuesto de la reparación y asegúrate de que entiendes el trabajo que se realizará en tu vehículo. Si tienes preguntas, no dudes en hacerlas para que te den una explicación. Los talleres de buenos antecedentes agradecen si se les da esta oportunidad.

La única manera de obtener Repuestos Originales Chevrolet es pidiéndolos tú mismo. Pregunta a tu aseguradora, o al taller que arregla tu vehículo, si será reparado con repuestos originales. Si la respuesta es positiva, estarás recibiendo el valor, la seguridad, la durabilidad y la tranquilidad que esperas. Si te dicen que utilizarán repuestos de otras marcas, tienes derecho a rechazarlos.

Informate sobre nuestros servicios Chevrolet
Llama a nuestro call center Chevrolet
Conectate a Chevrolet a través de nuestras redes sociales